Consejos para una Navidad sin culpas; ¡disfruta las fiestas sin remordimientos! | Kamú - Mercado Natural

Consejos para una Navidad sin culpas; ¡disfruta las fiestas sin remordimientos!

Autor: 
Redacción Kamú
Etiquetas: 
conejos, tips, navidad, comer mejor, más sano, fiestas, novenas

No hablemos con mentiras. Esta época puede ser el reto más grande en nuestra meta de ser más sanos. No solo eso, el tema empeora cuando ponemos en la balanza la posibilidad de subir de peso, y probablemente, no llegar a ponernos ese bikini para la semana de vacaciones en Aruba. Seguro van a encontrar un millón de posts dando listas de consejos y tips de cómo no engordar durante las vacaciones, pero hay que saber qué creer y qué no. La Navidad es una época para compartir en familia, para estar con amigos y disfrutar de la comida, no hacerlo es como cortarse una pierna. No hay necesidad de decirle adios a los boñuelos y la natilla, solo hay que saber cómo hacerlo. Así que aquí les traemos algunos consejos de una dietista, para manejar este mes sin angustias, sin culpas, y sobre todo, sin remordimiento. 

1. Nada está prohibido. Sí, lo sabemos, es un statement trillado pero es la verdad: cuando nos restringimos de comer cualquier alimento, solo lo hacemos más atractivo. Entonces si sí te comes el buñuelo, y te sientes culpable de hacerlo, la mentalidad de "a la mierda, ya me comí esto entonces ya para qué, mejor me como y me tomo la fiesta completa" entra a dominar tu cabeza. ¿La solución? Date el permiso de disfrutar la comida. La comida debería hacer algo que nos hace feliz, no que genera estrés. 

2. Nunca vayas a una fiesta o coctel muerto del hambre. Muchas personas prefieren comer muy poco -o hasta nada- durante el día para darse el "permiso" de comer de más durante la fiesta.  Esto es una pésima idea. Es imopsible tomar decisiones cuando estás que te desmayas del hambre, y peor aún, ni vas a disfrutar la comida porque estás demasiado hambriento para comer despacio y saborear. Entonces, ¿qué hacer? El día de la fiesta o la novena, come normal, pero enfócate en comer sobre todo, alimentos de buena calidad, muchas verduras, proteína, grasa buena y granos no procesados. Si la comida son muchas entradas, come un poco en tu casa antes de salir, como una ensalada pequeña o unas verduras con hummus.

3. Decide qué es lo que más te gusta a la hora de "pecar". Cuando llegues a la fiesta, o novena, haz una ronda; ¿qué hay? Luego piensa si lo que estás pensando en comer o beber realmente vale la pena. Esto no significa que la culpa deba entrar ahora en la ecuación, sino que es más un tema de disfrutar a conciencia. ¿Te quieres comer esa galleta porque en verdad la quieres, o simplemente porque está ahí? Muchas veces comemos de más y no porque reamente queramos, sino porque estamos en modo automático y no queremos hacer, o dejar de hacer algo que el resto del grupo está haciendo. Así que si te sirves algo que en verdad no te encantó, ¡no te lo acabes!

4. Termina de comer cuando estés satisfecho, no lleno. Esta es otra de las razones de por qué es tan importante que seas consciente a la hora de comer. Si no estás parando bolas, es imposible que te des cuenta si estás o no lleno, o si estás comiendo muy rápido. 

5. Si decides darte un gusto, no te culpes. No hay por qué darse tan duro por disfrutar algo que realmente querías comer, sobre todo, algo que ya pasó y no puedes cambiar. Aprende de la experiencia y aplica ese nuevo conocimiento para la próxima vez. Acuérdate que la clave es una alimentación consciente.