Estas son las 7 cosas que puedes controlar en tu vida | Kamú - Mercado Natural

Estas son las 7 cosas que puedes controlar en tu vida

Autor: 
Redacción Kamú
Etiquetas: 
Bienestar, salud, mindfullness, dormir bien, dieta, respirar, meditar

Artículo publicado originalmente en Greatist

Durante el día hay un montón de cosas que nos ponen a mil, cosas que no siempre podemos controlar como el trabajo, nuestras relacionse personales y la familia. La presión por ser feliz y exitoso puede terminar por sacarle una cuenta de cobro a nuestro cuerpo y a nuestro estado de ánimo. Pero si logramos introducir pequeños cambios a nuestra rutina, podremos encontrar la manera de vivir más tranquilos, más conscientes de lo que estamos viviendo y con más control sobre las cosas. Por eso te traemos estos 7 pequeños cambios que traerán a tu vida cambios excepccionales. Sin duda alguna te sentirás más feliz, más tranquilo y más lleno. 

1. Tu respiración

La mayoría de la gente le dedica muy poca atención a su respiración. Respirar es obviamente importante, pero también lo es tu habilidad de enfocarte en ello. ¿Puedes sentir como se expande tu pecho cuando inhalas y cómo se suaviza cuando exhalas? Respirar es la clave de la relajación. La próxima vez que te encuentres en una situación negativa, toma un minuto y respira un par de veces. Hazlo con calma y enfócate en cada inhalación y cada exhalación. Cuenta 10 respiraciones e intenta hacerlo cada vez más lento. Estoy segura que te empezarás a sentir mucho mejor.

2. Hablar solo

Todos tenemos una voz en la cabeza. Esa voz puede ser supremamente crítica de nosotros mismos o puede ser el camino a la feliccidad y el éxito. Intenta contar la cantidad de veces que te refieres a ti mismo/a de una manera negativa. Puede que te lleves una sorpresa. Si aprendes a reconocer este comportamiento, es más fácil que puedas cambiar tu actitud e intentar hablar sobre ti misma con compasión. Por ejemplo, en vez de decir que no eres lo suficentemente buena para algo, recuérdate a ti msima que eres alguien que merece amor y atención, y que está bien cometer errores, ¡todos lo hacemos!

3. Dar gracias

Si te acostumbras a dar gracias todos los días, tu felicidad y tu productividad aumentarán. Cultivar la gratitud nos entrena a enfocar nuestros pensamientos en la esperanza, a permanecer inspirados y a ser positivos. 

4. Tu lenguaje corporal

Según la psicóloga Amy Cuddy, puedes demostrar poder y confianza solo cambiando tu lenguaje corporal. Por ejemplo, si adoptas una postura firme, con los brazos en las caderas, y los pies algo separados, aumentas el nivel de testosterona en el cuerpo y reduces la hormona del estrés, cortisol. ¿El resultado? Te sentirás mucho más fuerte y segura de ti misma. Piensa en esto antes de reunirte con un cliente o ir a una entrevista de trabajo.

5. Tu estado físico y mental

No sé tú pero a mí se me ocurren las mejores ideas cuando estoy en la elíptica. Hacer ejercicio es al final, una excusa para oír música y pensar en nada. Es lo mejor que me ha pasado. No tienes que ir al gimnasio si no te gusta, pero todos deberíamos tomar al menos 20 minutos al día para caminar y movernos. El movimiento ayuda a liberar tu mente y cuerpo y a aprovechar todo tu potencial creativo. Caminar aumenta tu creatividad, y concentración. 

También es importante ejercitar tu cerebro, así que ponte hacer Sudokus, o haz el crucigrama los domingos. Meditar supone los mismos beneficios.  Con que solo dediques de 20 a 30 minutos al día, mejorarás la concentración, reduciendo el estrés y la ansiedad.

6. Tu dieta

Aunque sea la gloria a la hora de comer, la comida chatarra es, claramente, una decisión negativa. Hace que tu cuerpo y cerebro funcionen más lento y hasta afecta tu estado de ánimo. Consumir demasiada azúcar está ligado a enfermedades del corazón, diabetes, y cambios repentinos de ánimo. Además, mata la productividad. Es un hecho que la comida procesada puede exacerbar -sino causar- enfermedades crónicas como la diabetes, la obesidad y el cáncer de seno. 

7. Hábitos de sueño

Dormir es crucial para la concentración y el desempeño laboral y académico, mantiene tu apetito bajo control, así como otra cantidad de beneficios físicos y mentales. Para dormir bien tienes que armar una rutina. Intenta suspender todo tipo de actividades que generan estrés o que te ponen a mil, como ver televisión, jugar con la tablet o estar horas pegado al celular. Ponte una hora para dormir, y saca tiempo la noche anterior para planear la agenda del día siguiente. No solo dormiras mejor y más tranquila, sino que vas a poder aprovechar más el día sin estar corriendo como una loca a las 9 de la mañana pensando en todo lo que tienes que hacer.